domingo, 26 de junio de 2011

Las preguntas sin respuesta

La discusión más amarga
transcurre en silencio:
reprochar con miradas
responder con gestos.
Las preguntas sin respuesta
son besos al viento
no alivian sino agrandan
el triste tormento.

Reconciliación de cama
es buen instrumento:
reprochar con mordiscos
perdonar con besos.
Las preguntas sin respuesta
pierden su argumento
importa más el ahora
los demás son viejos cuentos.

Ramón   Ibarra
27 de junio de 2011

3 comentarios:

Andrés Martínez dijo...

Soy Andres(gasolinera) Juanjo me dijo que tenías un blog y ahora soy fan tuyo. Reprochar con mordiscos, perdonar con besos...Buenissimo.
La última estrofa está genial.

Leo Cortijo dijo...

Un gran poema, un gran poeta. Enhorabuena.

Leo Cortijo dijo...

Un gran poema, un gran poeta. Enhorabuena