sábado, 23 de abril de 2011

Sonríeme

Tu presencia, me altera.
Tu ausencia, me desespera.
Mi inspiración se resume en tu mirada
y tu boca, con esa sonrisa linda
que, de vez en cuando, me brindas
me anima, aviva, cautiva.

Sonríeme,
sonríeme y seré tuyo
pero miénteme,
miénteme y entiende que me aleje
pues aunque el daño ya está hecho
algún trocito de corazón
descansa todavía en mi pecho.

Sonríeme, por favor.

Ramón Ibarra
30-03-2010
(Plaza de la Bordadora)

1 comentario:

Andrés Martínez dijo...

"pues aunque el daño ya está hecho
algún trocito de corazón
descansa todavía en mi pecho"

Muy buena esta frase.